Una apuesta por la responsabilidad

Es una ética y un compromiso para cimentar la confianza en una industria química que es fundamental


Por Jesús Soriano, Responsible Care Manager FEIQUE

Responsible Care es la Marca de la iniciativa voluntaria global, propia y exclusiva de la Industria química cuya finalidad es la mejora continua en los aspectos  relativos a Salud, Seguridad y Medio Ambiente en todas sus operaciones, demostrando transparencia en la comunicación de sus actividades y logros con los terceros interesados

Responsible Care es una ética y un compromiso para cimentar la confianza en una industria química que es fundamental para mantener y mejorar el nivel y la calidad de vida, así como para contribuir al desarrollo sostenible. FEIQUE coordina el RC para 120 empresas españolas.

 Los 9 Elementos de la Declaración Global RC son: 

 

1. Adoptar los Principios Básicos Globales RC . 

2. Desarrollar los ocho elementos fundamentales de los programas nacionales de RC. A saber: 

1. Principios guía: La adhesión de una empresa al Programa se formaliza a través de la firma de los Diez Principios Guía por parte de su máximo ejecutivo.

2. Logo, nombre y slogan: Es la identificación e imagen del Programa al que sólo tienen derecho de uso las empresas adheridas.

3. Códigos, guías: Lo forman actualmente los Seis Códigos de Prácticas de Gestión y toda la estructura que los complementa: documentos de buenas prácticas, herramientas de aplicación de los mismos, Sistema de Gestión Marco de CEFIC, etc...

4. Promoción: Proceso para fomentar la participación de otras empresas en el Programa, incluso entre los sectores químicos no fabricantes de éstos.

5. Comunicación: Las empresas son transparentes y comunican pública y abiertamente los resultados y logros del Programa.

6. Intercambio: Plataformas donde las empresas aportan y recogen mejores prácticas y experiencias, permitiendo que las mejoras individuales sean

trasladadas al resto del sector.

7. Verificación: Sistemas de verificación de la correcta aplicación y desarrollo de los elementos más representativos del Programa.

8. Indicadores de actuación: Proceso de recopilación numérico resultado de las actuaciones y comportamientos de las empresas durante sus operaciones. 

3. Comprometerse a hacer progresar el desarrollo sostenible. 

4. Mejorar de forma continua e informar de la actuación. 

5. Reforzar la gestión de los productos químicos a nivel mundial – tutela de producto. 

6. Facilitar y abogar por la extensión de RC a lo largo de la cadena de valor de la industria química. 

7. Apoyar activamente los procesos de gobernanza de RC  nacionales y globales. 

8. Dar respuesta a las expectativas de los terceros interesados acerca de las actividades y productos de la industria química.  

9. Aportar los recursos apropiados para implementar eficazmente RC.

 

Los ejes de desarrollo objetivos y las metas. 

Posicionarse como sector ante las políticas de Autoridades y Legisladores, así como reclamar el valor de las mejores prácticas disponibles en la industria química, siguen siendo los ejes claves de la aplicación del Programa. 

Promoción y refuerzo del Programa con las empresas del sector, Credibilidad y Confianza hacia los terceros Interesados son objetivos del Programa. Entre los objetivos asumidos por todas las empresas del Programa figuran: 

  • Desarrollar herramientas técnicas y elementos de apoyo entre las compañías para conseguir aplicar las mejores prácticas industriales del sector en sus operaciones, consiguiendo una adecuada gestión de riesgos (especialmente los riesgos químicos) en relación a SSMA dentro de las empresas.
  • Mantener la unidad de acción y objetivos compartidos entre las empresas del sector en aspectos relativos a SSMA, a través de decisiones consensuadas acciones comunes, tanto en el ámbito Nacional como a nivel Global para que ello redunde en beneficio de todo el sector químico industrial. 
  • Elaborar una estrategia sectorial común en el área de comunicación y transparencia que redunde en una mejora de la reputación, imagen y confianza de la Industria Química (Planes y Campañas de Comunicación, difusión de Pactos de Ayuda Mutua y Convenios con Administraciones…). La mejora de la técnica de relaciones públicas es fundamental para este proceso. 
  • Obtener el justo reconocimiento social y de las administraciones ante la aportación empresarial que supone el Responsible Care y las mejoras prácticas industriales que promueve. Es fundamental la mutua comprensión de las expectativas de todas las partes interesadas. Las Administraciones deben conocer las ventajas de suscribir acuerdos voluntarios con las industrias del sector. Estos acuerdos deben ser la alternativa a la actual política de máxima intervención normativa que tanta carga burocrática, sobrerregulación y complejidad legislativa ha causado, en la propia Administración y en las empresas químicas.

 

Responsible Care ha demostrado que, durante los últimos 20 años, las empresas que lo han aplicado han materializado los anteriores objetivos en una serie de beneficios que pueden formularse de la siguiente forma: 

  • Intemporalidad. La continuidad en el mantenimiento de una misma marca: Responsible Care® y un mismo mensaje coincidente en todo el sector genera refuerzo, sinergia y mayor eficacia en la labor de comunicación que pretende hacer valer el buen hacer de la Industria Química, independientemente del subsector o del ámbito territorial donde lleve a cabo sus operaciones.  
  • Homogeneidad, armonización y objetivos compartidos entre empresas del sector adheridas a RC en España. Ello permite disponer de procedimientos, Indicadores de Actuación y Códigos de Prácticas de Gestión comunes y comparables entre los sistemas de gestión de las diferentes empresas adheridas. 
  • En el plano más técnico, y gracias a la estructura creada en RC a través de los años con la Comisión de Coordinadores, el Comité de Gestión y los grupos de trabajo, la incorporación de novedades normativas o buenas prácticas sobre SSMA son automáticamente introducidas en el elemento del Programa que corresponda (Códigos, Indicadores,…) evitando crear nuevos procedimientos o programas paralelos para su aplicación que siempre complican. 
  • La utilidad del Programa es doble en aquellas corporaciones que identifican su actividad con el negocio químico industrial en el ámbito global, ya que se dan evidentes sinergias en la aplicación del Programa a nivel mundial al tratarse de una marca reconocida  internacionalmente. 
  • Acceso directo de las PYMEs del sector a las estrategias y prácticas industriales más avanzadas aplicadas bajo el RC por parte de las empresas líderes. 
  • Es necesario que las empresas logren el justo reconocimiento a sus esfuerzos  por parte de la Administración, fidelización de clientes e inversores, mayor valoración en los mercados, mayor beneficio económico por incremento de competitividad y productividad, imagen de entidad más dialogante y en la cual se puede confiar, mayor calidad en sus productos y servicios, mejora de la imagen de las marcas representadas, todo ello, se ve doblemente recompensado en el caso de mantener una Programa común en las áreas de SSMA, compartido con el resto del sector y que viene aplicándose y mejorándose durante varios años.

 

Actualmente se está definiendo una Certificación externa acreditable por ENAC para la Marca RC en España. 

Una apuesta por la responsabilidad