La gestión de la energía en Ercros, un objetivo de gestión empresarial prioritario

La gestión de la energía en Ercros, un objetivo de gestión empresarial prioritario

La fuerte incidencia que suponen los costes energéticos en el resultado operativo de Ercros, junto con el compromiso de la empresa en favor del medio ambiente y el desarrollo sostenible, colocan la mejora de la eficiencia energética como un objetivo de gestión empresarial prioritario


Los indicadores de desempeño energético constituyen la principal herramienta para transmitir informaciones sobre la energía a los distintos departamentos de la organización y un apoyo muy útil para exponer los beneficios que una inversión puede acarrear

Por Miquel Cubells i GonzalvoDepartamento de Energía de Ercros.

La eficiencia energética es uno de los grandes retos para aumentar la competitividad de las empresas y, en consecuencia, se está convirtiendo en uno de los principios básicos de gestión para muchas industrias. Ercros, como consumidor energético intensivo, está en la vanguardia en este sentido.

 

La importancia de una buena gestión energética

Ercros es un grupo industrial de tradición centenaria diversificado en cuatro áreas de actividad: Química Básica y Plásticos, que forman el grupo de Negocios Asociados al Cloro, y las divisiones de Química Intermedia y Farmacia. Con 14 centros productivos en el Estado Español y una plantilla de unos 1.600 trabajadores, Ercros manufactura actualmente más de 100 productos, mantiene una posición de liderazgo en los principales mercados en los que está presente y exporta casi la mitad de sus ventas a más de 128 países, principalmente de la UE. 

En 2012, Ercros consumió aproximadamente 1,5 TWh de energía eléctrica, lo cual representó un 0,6% de la demanda peninsular y un 1,5% del consumo industrial. Asimismo, consumió alrededor de 1 TWh de gas natural. La fuerte incidencia que suponen los costes energéticos en el resultado operativo de Ercros, junto con el compromiso de la empresa en favor del medio ambiente y el desarrollo sostenible, colocan la mejora de la eficiencia energética como un objetivo de gestión empresarial prioritario.

Bajo el título “Sistemas de gestión de la energía. Requisitos y orientación para su uso”, fue publicada en 2011 la norma UNE-EN-ISO 50001. Dicha norma, que tiene por propósito facilitar el establecimiento de sistemas y procesos para mejorar el desempeño energético de las organizaciones, fue vista por Ercros como una buena base para revisar a fondo sus procedimientos y herramientas de gestión energética, con el objetivo final de reducir su factura energética y ambiental.

Las dos fábricas de la compañía ubicadas en la localidad tarraconense de Vila-seca fueron elegidas como las pioneras del Grupo en realizar la implantación de la norma UNE-EN-ISO 50001 por ser las mayores consumidoras de electricidad, en el caso de Vila-seca I, y de gas natural, en el de Vila-seca II. En concreto, la fábrica de Vila-seca I produce cloro, sosa cáustica y sus derivados inorgánicos mediante la electrólisis de salmuera de cloruro sódico. Vila-seca II produce dicloroetano, cloruro de vinilo y PVC, a partir de cloro procedente de Vila-seca I. 

 

El proceso de implantación de la norma

Los mencionados centros, al igual que el resto de fábricas de Ercros, disponían ya de un sistema de gestión de la sostenibilidad con un enfoque de calidad, prevención y medio ambiente. La gestión energética fue integrada en el sistema existente, aprovechando, prácticamente en su totalidad, su organización, medios y documentos.

El primer paso fue redactar una política energética, en la que se establece como objetivo la mejora continua del desempeño energético y la apuesta por el ahorro y la eficiencia, bajo el impulso y el liderazgo de la Dirección y la implicación de todos y cada uno de los empleados de estas fábricas. La Dirección se compromete, además, a establecer objetivos y metas de mejora de la eficiencia energética, a optimizar el consumo, a promover la adaptación de las instalaciones y equipos a los cambios regulatorios y a cumplir con los requisitos legales y los compromisos voluntarios en materia energética. 

Una vez establecida la política energética, se realizó una revisión exhaustiva de la realidad energética de las instalaciones, que quedó recogida en el informe de revisión energética. Este documento, de periodicidad anual, describe mediante datos absolutos e indicadores de desempeño, el cómo, cuándo y dónde se consume electricidad, gas natural o hidrógeno (las principales fuentes energéticas de las fábricas de Vila-seca) y se proponen oportunidades de mejora que son reportadas a la Dirección.

Los indicadores de desempeño energético constituyen la principal herramienta para transmitir informaciones sobre la energía a los distintos departamentos de la organización y un apoyo muy útil para exponer los beneficios que una inversión puede acarrear. Dichos indicadores son seguidos de forma constante y minuciosa para detectar posibles desviaciones en los procesos o en los equipos de las fábricas.

El siguiente paso en la implantación de la norma UNE-EN-ISO 50001 fue la integración de la política energética y de los requisitos que establece la norma en el sistema de gestión de la sostenibilidad implantado. Para ello fue necesario revisar los procedimientos de cada fábrica sobre control operacional, diseño, compras, evaluación del cumplimiento de requisitos legales, seguimiento, medición y análisis, auditoría interna, revisión por la Dirección, formación, toma de conciencia y un largo etcétera, y elaborar algunos documentos nuevos. Entre ellos, destacan el manual de la gestión energética, que contiene el desarrollo de la política y la norma, y el procedimiento de planificación energética, que especifica cómo se realiza la revisión energética y se identifican las oportunidades de mejora.

A continuación se inició el período de difusión, formación y toma de conciencia del reforzado empeño de la compañía en materia de ahorro energético entre el personal de la plantilla y se lanzó con éxito el sistema de gestión de la energía, tras lo cual se llevó a cabo el proceso de auditoria (fases 1 y 2), que finalizó con la certificación por parte de Aenor en junio de 2013.

A pesar del escaso tiempo que lleva implantado el sistema en Ercros, cuenta ya con la madurez y el rodaje suficientes para poder recoger sus beneficios a corto y medio plazo. Experiencias anteriores reportan ahorros de entre un 3 y un 5% en la factura energética, en consonancia con las estimaciones hechas por la compañía. 

Los pequeños problemas iniciales, tales como el recelo a la implantación de un sistema de gestión adicional, debidamente auditado, y el hecho de ser una de las primeras empresas del sector en su implantación, quedaron pronto superados gracias a la cultura energética y a la vocación de mejora continua inherentes a Ercros, además de la positiva labor de la consultoría energética contratada.

En la actualidad, el personal de los centros afectados es conocedor de las bondades de la gestión energética e incluso aporta su contribución, con actuaciones que abarcan desde la racionalización del uso de la climatización de las oficinas hasta la optimización de los procesos productivos.

Como resultado de esta satisfactoria experiencia, Ercros ha iniciado el proceso de implantación de la norma en otras fábricas del Grupo: la de Sabiñánigo, en Huesca, también con plantas electroquímicas, que es la segunda mayor consumidora de electricidad de la empresa, y la de Tarragona, que presta servicios de suministro de vapor y agua y de depuración de aguas residuales a otras empresas del Polígono Sur de Tarragona. 

Cuando haya finalizado esta segunda fase, el 75% del consumo energético de Ercros estará sometido a la norma UNE-EN-ISO 50001, si bien la intención de la compañía es extender paulatinamente el nuevo modelo de gestión a todas las fábricas de la compañía.

 

La directiva europea de eficiencia energética.

La directiva europea 2012/27/UE establece en su artículo 8 que “los estados miembros velarán por que se someta a las empresas, que no sean pyme, a una auditoría energética realizada de manera independiente […] a más tardar el 5 de diciembre de 2015, y como mínimo cada cuatro años a partir de la fecha de la auditoría energética anterior”. Sin embargo, “se eximirá del cumplimiento [...] a aquellas empresas que no sean pyme y que apliquen un sistema de gestión energética o ambiental -certificado por un organismo independiente con arreglo a las normas europeas o internacionales correspondientes-, siempre que los estados miembros garanticen que el sistema de gestión de que se trate incluya una auditoría energética realizada conforme a los criterios mínimos […]”. En España, esta disposición legal se encuentra actualmente en proceso de transposición, pero nos da una idea de la importancia que puede tener un sistema de gestión energética certificado para una gran empresa como Ercros, que ha realizado una apuesta en firme y se ha anticipado a la ley.

 

La gestión de la energía en Ercros, un objetivo de gestión empresarial prioritario