Grup Barcelonesa, un referente en la distribución química

Grup Barcelonesa

“El mayor reto es encontrar y poner en marcha nuevos modelos de negocio” (Mercè Valdés, Directora Comercial)


Barcelonesa de Drogas es un referente en la distribución de materias primas químicas y una de las empresas más históricas del sector. 

En efecto, la empresa fue fundada por Enric Collell Aguilá en el año 1942, tres años después del fin de la Guerra Civil, con el objetivo de cubrir las necesidades de materias primas de las industrias de la zona de Cataluña que arrancaron tras el impasse de la Guerra Civil. Desde este punto de vista, la empresa forma parte inicialmente de la historia industrial de Cataluña, España después y en la actualidad opera a nivel global. Actualmente, la empresa sigue siendo 100% familiar, y dirigida conjuntamente por la familia y por un equipo directivo de profesionales independientes.

 

¿Por qué se constituye Grup Barcelonesa? ¿Qué otros negocios tiene el grupo?

La diversificación es uno de los ejes de nuestro plan estratégico. Como resultado de ello, Grup Barcelonesa lo constituyen en la actualidad dos grandes áreas de negocio. La primera y más importante en volumen es el área de Distribución y Producción de Productos Químicos, formado por Barcelonesa de Drogas y Productos Químicos,  sus filiales comerciales en Murcia, Portugal, Francia y Argelia, y sus alianzas estratégicas con Bionatur y PH7.

La segunda área de negocio del Grup Barcelonesa, complementaria a la anterior, es el área logística con dos empresas, Barnastock, dedicada al almacenaje y manipulación de productos químicos, y Bdtrans especializada en el transporte ADR.  

 

¿Cómo ha afrontado el Grup Barcelonesa la situación de crisis general y particularmente de los sectores industriales?

Esta es la pregunta del millón, y posiblemente trending topic de cualquier entrevista y conversación a nivel profesional. Nosotros, como grupo, hemos intensificado y acelerado más, si cabe, la implementación de nuestro plan estratégico basado en tres ejes: la internacionalización, la diversificación y la sostenibilidad. Además, hemos incrementado nuestra productividad, eliminando o reduciendo aquellos costes que no aportan valor a nuestros clientes. 

 

En términos económicos, ¿qué influencia tiene la sostenibilidad en el negocio de Barcelona de Drogas y de qué forma se concreta?

La sostenibilidad es para nosotros un elemento estratégico, además de formar parte de nuestros valores. Nuestra propuesta incluye el servicio integral, no únicamente el suministro de materias primas sino también la logística, el almacenamiento, la recogida y gestión de residuos, el tratamiento del agua, el tratamiento de las emisiones de gases y el asesoramiento técnico tanto productivo como medioambiental. A tal efecto, contamos con una gama de soluciones y personal técnico especialista en el tratamiento del agua, en el tratamiento de las emisiones de gases y en la gestión de residuos industriales. Es decir, conseguimos cerrar el círculo, minimizando el impacto ambiental de las industrias con las cuales trabajamos.

Además, seleccionamos productos y procesos de fabricación con el menor impacto ambiental y somos pioneros e impulsores de envases con retorno, defensores desde el inicio de la reglamentación SDDR.

 

Por último, ¿cuáles creen que son los retos actuales de la industria de distribución química, desde el punto de vista de una empresa familiar operando a nivel global, como Barcelonesa de Drogas?

El negocio tradicional de la distribución química en Europa está amenazado por dos factores: por un lado, el aumento de costes derivado de la exigencia legal y, por otro, la enorme presión a la baja de los precios de venta, debido a que muy rápidamente hemos pasado de jugar en una ‘liga’ nacional a una ‘liga’ mundial.  Por tanto, en síntesis, el mayor reto es encontrar y poner en marcha nuevos modelos de negocio que permitan recuperar los niveles históricos de rentabilidad y conseguir así nuestra pervivencia sostenida y sana.

 

Grup Barcelonesa, un referente en la distribución química