Entrevista a Francisco Javier González Fernández, Presidente de la AEM

Planta AEM

 

"Nos queda un largo camino por recorrer en el concepto smart”


 

“El mundo del mantenimiento es extremadamente exigente en el día a día y hace que, en muchos casos, los técnicos de este sector estén muy mediatizados por su problema diario y no puedan abordar temas más globales y transversales que habría que plantearse en la mayoría de las empresas”

 

Javier González AEMUna asociación tan sectorial ¿puede responder mejor a los problemas de las empresas implicadas?

Perfectamente, y de forma directa. Cuanto más sectorial y específica, más se ajusta a los problemas de las empresas implicadas. La inmensa mayoría de los integrantes de la junta son directivos de mantenimiento, con gran formación y experiencia tras de sí, que han pasado por diversos momentos y diversos proyectos. Así que contamos con un equipo inmejorable y una experiencia de más de 38 años.

 

Tenemos entendido que ustedes nacieron desde un gran vacío legal. ¿Se ha cubierto este vacío? ¿Cómo ve la evolución de sus asociados a lo largo de su existencia?

La Asociación nació como un grupo de profesionales, yo diría amigos, que no encontraban el foro adecuado para intercambiar experiencias, inquietudes y proyectos. Fue una gran idea… que se ha mantenido vigente durante estos 38 años. Ahora, desde el mismo espíritu de amistad y profesionalidad, estamos en un proceso de refundación tendente, entre otras cosas, a cubrir realmente ese vacío del que hablamos, que solo hemos abordado parcialmente y en el que queda mucho por hacer.

 

“En la AEM estamos en un proceso de refundación”

 

La AEM aglutina a 300 empresas aproximadamente. Le vamos a pedir un esfuerzo de concreción: ¿cuáles son los cinco problemas principales que tienen en este momento?

El primer problema, aunque suene a broma, es que a la cifra anterior le faltaría un cero. Esto implica tener alrededor de 3.000 asociados. No es una utopía. Somos un país eminentemente de servicios, y son miles las empresas que aún no conocen la AEM. En países mucho más pequeños que el nuestro, como Bélgica, con menor impacto en el sector servicios y mantenimiento, su Asociación de Mantenimiento cuenta con más de 1.500 asociados.

Asociado a ello, un segundo problema es nuestra difusión. Hemos trabajado mucho, pero no hemos tenido el acierto para darnos a conocer suficientemente en el mundo empresarial, en la Administración y en la Sociedad en general.

El tercer problema a abordar es la actualización de nuestra oferta, en lo que estamos trabajando con enorme esfuerzo. Actualizaremos nuestra oferta formativa, de servicios a nuestros asociados, de jornadas, de procesos de certificación de personas, nuestra revista, etc.

El cuarto problema es la renovación orgánica interna de la AEM que permita, con un nuevo marco estatutario, ser más beligerantes y proactivos que lo que somos ahora. En breve lo solucionaremos.
El quinto y último problema, que pensamos también solucionar como todos los anteriores, es la estabilidad económica. Perseguimos disponer de una situación aún más saneada que la que tenemos. Es estupendo poder decir esto. Gracias al establecimiento de acuerdos estables con empresas e instituciones de las administraciones, con su apoyo y patrocinio, junto con las cuotas de los Socios, podemos tener una base estable para nuestro funcionamiento anual. Lógicamente, manteniendo siempre el hecho de seguir siendo una asociación sin ánimo de lucro.

 

¿Y los retos que quieren afrontar en los próximos cinco años?

Creo que con lo que le he expresado anteriormente puede quedar contestada la pregunta. A estos problemas, cuyas soluciones y metas ya están planteadas y que espero se solucionen en breve, añadiría la mejora de la imagen y de nuestra visibilidad, que está íntimamente asociada a la consecución de los retos a los que nos enfrentamos.

 

“Carecemos de apoyo a la innovación, y esto nos hace un gran daño”

 

Hoy en día estamos asistiendo a conceptos universales. Hablamos de economía circular, de negocios transversales, etc. ¿El mundo del mantenimiento participa de este fenómeno ‘all together’?

En parte sí, aunque hay mucho camino por recorrer. El mundo del mantenimiento es extremadamente exigente en el día a día y hace que, en muchos casos, los técnicos tan maravillosos de este sector estén muy mediatizados por su problema diario y no puedan abordar temas más globales y transversales como los que indica, y que, sin lugar a dudas, habría que plantearse en la mayoría de las Empresas.

 

Como sabe, nuestra revista Smart Quimic, pertenece al Smart City Business Institute, donde convive con otras revistas smart. ¿Cuál es la aportación de las empresas asociadas a la AEM en este mundo (innovación, tecnología, sostenibilidad, etc.)? ¿Figuran los conceptos smart en la visión de la AEM?

El Sector del Mantenimiento en las Industrias Químicas es uno de los activos dentro de nuestros comités sectoriales. Está claro que aglutinan a un importante número de empresas donde la Responsabilidad Social Corporativa es fundamental, por lo que los términos -y objetivos asociados- en materia de innovación, tecnología y sostenibilidad están presentes en todos sus cuadros de mando. La AEM favorece esta política de integración, aunque nos queda un largo camino por recorrer para que el concepto smart profundice en otros sectores.

 

Nadie duda de que sin inversión en I+D+i y sin planes de internacionalización, el futuro no existe. ¿Cómo se articulan ambos elementos desde su asociación?

Yo soy muy crítico con el actual concepto de I+D+i. Creo que confundimos objetivos y planes. Mi particular punto de vista es que, en nuestro país, el I+D debería focalizar sus esfuerzos hacia campos en los que nuestras empresas realmente precisan propuestas y desarrollos innovadores; no desgastar nuestras líneas de investigación y sus fondos en campos en los que ya partimos con un retraso imposible, a mi juicio, de equiparar. Son muchos los campos en los que nuestro I+D tiene futuro; la biotecnología, la alimentación, sus productos y su tratamiento, etc. Pero hay un aspecto que descuidamos claramente, y me refiero a la ‘i’ pequeña. Carecemos de apoyo a la innovación, y esto hace un gran daño al mantenimiento, donde hay un potencial de desarrollo y de mejora enorme en procesos, en utillajes, en técnicas predictivas, en mejora de la productividad, etc.

 

“El actual concepto de I+D+i confunde objetivos y planes”

 

En el mundo del mantenimiento participan prácticamente unos 20.000 técnicos y gestores. ¿Qué se valora más entre los profesionales?

Pienso que se valoran varios temas con similar interés. Uno, la formación, que está muy descuidada en nuestro país en el campo del mantenimiento. Y lo digo como clara autocrítica desde mi papel de profesor universitario. Otro tema es la cobertura legal y jurídica a las intervenciones que realizamos, y al papel y función de los responsables de mantenimiento. El tercer ejemplo sería encontrar un foro para canalizar estas y otras inquietudes. Éste es el centro de interés que pretendemos cubrir desde la AEM, sin ninguna duda.

 

Por Ana Crespo

 

 

Entrevista a Francisco Javier González Fernández, Presidente de la AEM