Ehud Gazit | profesor de Biotecnología de enfermedades neurodegenerativas

Ehud Gazit

"Mucha de la tecnología de la que gozaremos en el futuro estará basada en la nanotecnología orgánica”

Hablemos sobre el apasionante y también realmente desconocido mundo de las nanopartículas. ¿Cómo nos lo explicaría usted a nosotros?

Cuando uno pasa a la nano-escala, todos los tipos de propiedades sobre la materia cambian. Se pueden observar propiedades ópticas –luminiscencia, colores y nuevas propiedades mecánicas- una notable rigidez y propiedades piezoeléctricas. Otra de las cosas fascinantes en la nano-escala es la propiedad de girar el objeto de abajo hacia arriba. Mezcle algunos componentes en un bote y estos se organizarán entre ellos hasta formar estructuras complejas. Dos de las propiedades más destacadas de la nanotecnología tienen que ver con el reconocimiento molecular y con el autoensamblaje.

Explíquenos su visión del futuro en términos de nanotecnología.

Estoy firmemente convencido de que en el futuro mucha de nuestra tecnología estará basada en la nanotecnología orgánica. Este hecho significaría electrónica flexible, nuevos materiales rígidos compuestos más ligeros, mejores aparatos de almacenamiento de energía, mejor iluminación, mejor detección y mucho más. Personalmente, veo el día en que los semiconductores orgánicos se convertirán en los substitutos de los semiconductores de silicona para construir transistores de diodos y otros componentes electrónicos. Suelo destacar en muchas ocasiones el paralelismo entre la revolución del polímero del siglo XX, que nos llevó al uso del PVC, del Nylon, del Dacron, del Teflon, del Kevlar y de otros polímeros con propiedades únicas, a la revolución de la nanotecnología orgánica que nos traerá mucho más que diversidad química, más allá del espacio químico inorgánico.

Teniendo en cuenta su dilatado currículum así como todos los ámbitos de trabajo que ha tratado, ¿nos podría resumir sus principales contribuciones en el ámbito de la nanoinvestigación y algunos de sus principales campos de investigación?

Nosotros estudiamos la manera como las moléculas biológicas, bioinspiradas y otros tipos de moléculas orgánicas interactúan entre sí para formar ensamblajes. Este hecho puede sonar muy abstracto pero se debe relacionar en este caso con muchos aspectos de vida –incluyendo estados de enfermedad en cada uno de los ensamblajes que pueden ser relacionados con desórdenes degenerativos o con cápside vírica ensamblada que puede llevar a infecciones virales- y manipulando el autoensamblaje, nos dedicamos a desarrollar nuevos organismos terapéuticos para tratar estas enfermedades. Nos hemos venido dedicando a ensamblar elementos pequeños, lo que ha dado paso a una gran arquitectura de elementos tratados a nano-escala: nanotubos, nanoesferas y nanoplacas con nuevas y diferentes propiedades físicas. Finalmente, nuestra aplicación de los conceptos de química polimérica en el campo de la bionanotecnología y los biopolímeros supramoleculares, nos lleva a un cambio paradigmático en el estudio de la aplicación de nuevos cimientos orgánicos desarrollados desde un punto de vista reduccionista e innovador.


¿Cómo definiría “La nueva física”?

Las propiedades de la nanoestructura incluyen propiedades ultra-rígidas, semi-conductivas, piezoeléctricas y no lineares. Las nanoestructuras tienen un módulo de Young (módulo elástico) que llega hasta 20 GPa para los nanotubos y hasta 275 GPa para las nanoesferas similares a las aleaciones metálicas más rígidas, representando así las nanoestructuras orgánicas con la rigidez mecánica más elevada. Las propiedades piezoeléctricas de las nanoestructuras son comparables a los mejores materiales piezoeléctricos inorgánicos como el Niobato de Litio (LiNbO3). La aplicación de las nanoestructuras ya ha sido demostrada a días de hoy en varios ámbitos entre los que se incluyen los biosensores electroquímicos, la ingeniería tisular o las imágenes moleculares.

¿Constituyen la nanotecnología y la biotecnología así como su investigación, los pilares principales para este nuevo Mundo Smart?

La nanotecnología es aún un ámbito en pleno desarrollo, pero sí que es cierto que debería representar ya una dirección clave para el nuevo mundo Smart.
Considero que sus usos principales en el ámbito de los sensores ultra sensibles y del almacenaje de energía son cruciales para el consumo de energía de nuevos aparatos así como para la nueva electrónica y la óptica desde el marco de la electrónica flexible.

Israel es uno de los principales países en investigación avanzada sino es ya el primero. ¿Cuál es el secreto para llegar a este punto?

Israel posee una excelente educación académica: se trata de uno de los países con el número más alto de doctorados por cápita. Aun así, este no es el factor determinante. La mentalidad de reto constante conjuntamente con una educación académica rigurosa constituye la combinación secreta. La ciencia se basa en el conocimiento profundo de trabajos e investigaciones anteriores en combinación con la búsqueda del cambio. Un científico sabe siempre que incluso la teoría más sofisticada es susceptible de ser modificada.


Usted ha sido profesor en la Universidad de Tel Aviv durante algunos años, incluso en un momento dado, lo combinó con su puesto de Director Científico del Ministerio israelí de Ciencia y Tecnología. ¿Fue particularmente enriquecedora esta experiencia de estar a cargo de dos importantes puestos a la vez? ¿Cree además que representó un beneficio para su país?

Cuando acepté el reto de dedicarme al servicio público, tenía muy claro que nunca dejaría de lado mi investigación. Se trata de mi identidad principal y lo que mejor sé hacer. Considero que aquellos que se encargan de la política deberían entender perfectamente los asuntos con los que lidian, por lo que un director científico debería ser un científico activo, buen conocedor del mundo de la investigación internacional y se dedique activamente a la ciencia. Creo que así el ministerio se beneficia de alguien que no solamente sabe la teoría, sino que se dedica a la práctica cada día y que entiende todo aquello que es importante tanto para científicos, como para universidades y centros de investigación. Considero que mis actividades dedicadas a la ciencia aplicada y a la ingeniería como una disciplina académica clara, así como mis colaboraciones en investigaciones internacionales representaron una importante labor para el ministerio.

Para mí, como científico activo, resultó ser una gran oportunidad para entender el punto de vista de una gran organización y para ver de qué manera trabajaba el gobierno y entendía que un laboratorio de investigación es más disfrutable que un comité parlamentario o una fiesta de gala.

 

“Un día los semiconductores orgánicos se convertirán en los substitutos de los semiconductores de silicona para construir transistores de diodos y otros componentes electrónicos”

 


Curriculum

Ehud Gazit es un bioquímico, biofísico y nanotecnólogo israelí. Es profesor titular de la Cátedra de Biotecnología de Enfermedades Neurodegenerativas en la Universidad de Tel Aviv. 

Del  2012 al 2014 se encargó de la Dirección científica del ministerio Israelí de Ciencia y Tecnología. Durante los años 2018 hasta el 2012 ejerció de Vicepresidente de Investigación  y Desarrollo en la Universidad de Tel Aviv y como Jefe la Junta directiva de Ramot Ltd, la empresa de transferencia de tecnología de la Universidad de Tel Aviv. Antes de ser nombrado vicepresidente, Gazit ocupó diferentes puestos académicos y administrativos en la misma Universidad de Tel Aviv, incluyendo el de Director de Química Biológica, en una doble vía, ejerciendo también como miembro del comité de Nombramientos y Ascensos desde la Junta Directiva del Centro de Nanociencia y Nanotecnología. 

Gazit recibió su titulación en ciencias ( B.Sc. summa cum laude) después de terminar sus estudios en el programa específico para Estudiantes Destacados (Outstanding Students) de la Universdidad de Tel Aviv (un programa que a día de hoy recibe el nombre de Adi Lautman Program). Posteriormente se doctoró con la máxima distinción como Clore Fellow en el Departamento de Investigación de Membranas y Biofísica del Insitituto Weizmann de Ciencias en 1997. Gazit recibió además el premio John  F. Kennedy por su trabajo de Doctorado en 1996. Des del año 2000 ha ejercido como miembro del profesorado de la Unviersidad de Tel Aviv, después de terminar sus estudios de posdoctorado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) donde también ofrecía un horario de visitas de 2002 al 2011. Gazit es también miembro de la Royal Society of Chemistry (FRSC) y Miembro electo de la European Molecular Biology Organization (EMBO).

Gazit está y ha estado presente en la junta editorial de muchas publicaciones científicas de entre las que se incluyen Nanomedicie, PLoS ONE, Amyloid, y Current Chemical Biology. Actualmente ejerce como miembro del Consejo Público del programa de implantación de ciencia en el gobierno y es también un miembro activo del Comité Directivo del taller Yuval Ne’eman para la ciencia, la tecnología y la seguridad. Además, también ejerció como miembro (y director durante los años 2008 hasta el 2011) de la junta ejecutiva del Centro Interdisciplinario para el Análisis y la Predicción de la Tecnología (The Interdisciplinary Center for Technology Analysis & Forecasting).

“Un día los semiconductores orgánicos se convertirán en los substitutos de los semiconductores de silicona para construir transistores de diodos y otros componentes electrónicos” 

Ehud Gazit | profesor de Biotecnología de enfermedades neurodegenerativas